Astrónomos de la ULS anuncian la primera observación de la colisión de estrellas de neutrones y nacimiento de una Kilonova Azul

El evento, que por su importancia ha sido anunciado en ruedas de prensa en varios países, se refiere a la detección simultánea de una onda gravitacional y la identificación del objeto que la produjo.

Se trata de ondulaciones en el espacio y en el tiempo que fueron producidas por la espectacular fusión de dos estrellas de neutrones. Este es el primer evento cósmico observado tanto por su luz como por la emisión de Ondas Gravitacionales, marcando un hito sin precedente en la historia de la Astronomía.

El descubrimiento fue realizado utilizando el Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser (LIGO) instalado en EE.UU., el detector VIRGO, de tecnología similar instalado en Europa y otros 60 telescopios terrestres y espaciales. En esta aventura una de las imágenes que confirma la detección fue obtenida por astrónomos de la Universidad de La Serena, quienes están asociado a LIGO, por medio de TOROS (Transient Optical Robotic Observatory of the South).

Esta señal denominada GW170817, fue detectada el 17 de agosto de este año, duró cerca de 100 segundos y fue registrada por los dos detectores de LIGO (ubicados en Hanford, Washington, y Livingston, Louisiana, EE.UU.) y un tercer detector de VIRGO (situado cerca de Pisa, Italia). Este último recuperó sólo una pequeña señal, pero proporcionó información crucial para localizar el evento cósmico.

Los datos de LIGO indicaban que dos objetos astrofísicos localizados a una distancia relativamente cercana de 130 millones de años-luz de la Tierra habían estado moviéndose en espiral y acercándose mutuamente. Se calculó que estos objetos podrían tener entre 1.1 a 1.6 veces la masa del Sol y que corresponderían a dos estrellas de neutrones. Es decir, el evento GW170817 podría ser la fusión de dos estrellas de neutrones que a medida que se acercaban fueron emitiendo ondas gravitacionales, y una vez que se fusionaron dieron origen a un evento altamente energético y luminoso llamado Kilonova.

Las observaciones generadas en TOROS se hicieron durante las noches del 18 y 19 de agosto, utilizando los telescopios T80 del proyecto S-PLUS ubicado en Cerro Pachón, La Serena, y el telescopio de la Estación Astrofísica Bosque Alegre, Córdoba. Estas oportunas observaciones son hoy parte del acervo mundial que comprueba que en efecto NGC4993 es la galaxia hospedera de la kilonova AT2017gfo, causante de las ondas gravitacionales del evento GW170817.

Los resultados oficiales del LVC se difundieron este 16 de octubre en la Physical Review Letters. Mientras que los de la colaboración internacional LVC/EM y la colaboración TOROS, entre los que se incluyen como autores a los Doctores José Luis Nilo, Héctor Cuevas, Amelia Ramírez y Sergio Torres, de la Universidad de La Serena, ya han sido aceptados para su publicación en la revista Astrophysical Journal Letters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *